21/4/15 | By: Alherya Bennet

Una historia de cosplay

Bueno, finalizado el 33º Salón del Cómic que se ha llevado en Barcelona y haber asistido el sábado por la mañana, me llevo una muy buena impresión esta vez. Los últimos años se habían vuelto un tanto monótonos y en lugar de ser un salón dedicado a los cómics parecía serlo a los manga. Este año el cómic ha tenido más relevancia de la que ha tenido en años anteriores. Aparte, el hecho de llevar un cosplay que parece haber gustado ha hecho que la experiencia sea aún mejor.

Hace 9 años que comencé en el cosplay. El primero fue Kairi, de Kingdom Hears II, en 2006. Me lo hizo una modista y me dejé una buena cantidad de dinero en él para que saliera una chapuza. Aun así, tuve suerte de que dos personas me reconocieran en el Salón del Manga de aquel año y en la Japan Weekend de 2007 me encontré con las PSP, un grupo de cosplayers que iban todas de distintos personajes del videojuego pero con el uniforme escolar. Fue entonces cuando conocí a una cosplayer que acababa de comenzar y que actualmente es una de las mejores que tenemos en España, Hikari Kat. Llevaba tiempo viendo a distintos cosplayers que había por entonces, como Adella, Nessa o Yaya Han, quien tan sólo contaba con algo más de 5 años de experiencia dentro del mundo del cosplay en aquel entonces. Al ir a una modista para que me hiciera el cosplay, creí que me quedaría algo de calidad similar al de dichas cosplayers. Que quedara algo que no se parecía en nada con el diseño original del personaje fue bastante decepcionante, y dado que por entonces no tenía medios para hacerme mis propios cosplays, descarté la idea de seguir.


En 2008 se celebró la Hare Hare Yukai en Barcelona y le enseñé a mi madre vídeos de cómo se había celebrado dicho evento en otros países. Aunque el evento iba a celebrarse en dos días, mi madre me convenció para que fuera como el personaje principal de la serie, Haruhi Suzumiya. El día siguiente, viernes, reunimos los materiales y fue experimentación, dado que no tiene mucha idea de patronaje. El resultado fue bastante bueno, pero las veces siguientes que le comenté hacer algún otro cosplay me dejó claro que no tenía ni idea de patronaje. Adiós nuevamente, cosplay, pero me lo pasé tremendamente bien en la Hare Hare Yukai que se hizo en Arc de Triomf. En el siguiente vídeo, soy la Haruhi de la izquierda.

En 2012 quise algo sencillo. Aprovechando que tenía unos pantalones tejanos que no podía usar debido a que son dos tallas más pequeñas, elegí un personaje sencillo y muy famoso dentro del mundo del cómic: Mary Jane Watson. Rajé los pantalones, me hice la camiseta, me teñí y directa al Salón del Manga de dicho año. Sin embargo, no pude entrar. Volví a llevarlo para el Salón del Manga del 2014 y, aunque oí a un par de personas reconociendo el personaje, eso fue todo.

A finales del mismo año mi chico tenía clarísimo que este Salón del Cómic quería ir de Doctor, de Doctor Who. Se decidió por el Doceavo, interpretado por Peter Capaldi, y yo tenía por delante la ardua tarea de elegir qué traje iba a llevar. Al contrario que Rose Tyler o Donna Noble, Clara no tenía un traje por el que se la reconociera aparte del victoriano o el del capítulo El manicomio de los dalek. En un principio decidí hacerme el de Missy, más conocido como El Amo, pero tras unas semanas intentando trabajar en los patrones me di por vencida. Tardé lo mío en decidirme hasta que al final decidí ser la compañera más duradera del Doctor: la TARDIS. Hice un total de 9 diseños para la famosa cabina azul, los publiqué en mis redes sociales y dejé que la gente decidiera cual gustaba más. Me puse manos a la obra con él en cuanto compré las telas y, para ser el primero que me hago yo misma, estoy muy contenta con el resultado pese a que no estaba del todo convencida.
El pasado sábado nos preparamos para ir al Salón y en la cola de entrada ya me pidieron alguna foto y bastante gente me reconoció. Soy muy vergonzosa, por lo que esta experiencia ha sido algo totalmente nuevo para mí y muy divertida. Mi pareja fue contando las fotos que me habían pedido durante las casi tres horas que estuvimos en el salón y me iba diciendo si tal o cual persona me había reconocido.


Ha sido toda una maravilla haber asistido al Salón con un cosplay creado y diseñado por mí y ver que la gente lo ha reconocido y le ha gustado. Es algo que me ha animado a continuar haciendo cosplay. No va a ser la primera ni la última vez, y ahora tengo por delante el reto para el próximo Salón del Manga: Leia Organa Solo, cosplay que tengo pensado llevar al estreno de la próxima película de la saga Star Wars.

0 comentarios:

Publicar un comentario