25/3/14

El futuro en el presente

¿Quién no ha visto alguna vez alguna película de ciencia ficción y se ha quedado maravillado con las cosas que en ellas han aparecido? Distintas especies humanoides, naves espaciales, guerras galácticas, cyborgs... Aún queda mucho para que el ser humano pueda ver algunas de las cosas con las que hoy día sólo podemos soñar, pero otras ya son parte de nuestro tiempo actual. Por ejemplo, los cíborg, también conocidos como organismos cibernéticos.

Pero, ¿qué son realmente y qué significa que sean organismos cibernéticos? Son seres compuestos de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos. Dicho de otro modo, personas con partes electrónicas con el fin de mejorar sus capacidades orgánicas (o naturales, como mejor lo entendáis) gracias a la tecnología. Actualmente hay personas que prueban dispositivos tecnológicos en su cuerpo para ser capaces de disminuir su tamaño a la vez de mejorarlos poco a poco. También podrían considerarse cíborgs gente que necesite un marcapasos para vivir o un audífono para oír, dado que ambos usan aparatos tecnológicos que suplen las acciones que su cuerpo no puede hacer (el marcapasos, generar impulsos; el audífono, captar las ondas de sonido y transmitirlas al cerebro).
¿Qué diferencia hay entre un cíborg y un androide? Para muchos puede que se trate de lo mismo, pero no es así. Los androides son seres tecnológicos con apariencia humana, completamente sintéticos. Aunque en la ciencia ficción pueden parecer orgánicos, tener órganos, sangre e incluso latidos de corazón. Uno de los casos en que nuestros protagonistas creen estar junto a un ser humano y están ante la presencia de un androide es en Alien resurrección, con Winona Ryder interpretando a la androide Annalee Call. O, si nos vamos a uno de los mitos de la ciencia ficción, Blade Runner. Parecen humanos e incluso tienen deseos. Si recordamos la mítica escena en el tejado del edificio, tenemos a Roy Batty (Rutger Hauer) explicándole a Rick Deckard (Harrison Ford) que desea vivir y experimentar la vida como cualquier ser vivo, que tiene sentimientos y que ni él ni los suyos merecen ser máquinas esclavizadas con una fecha de caducidad si están programadas para poder sentir. Sin duda una escena preciosa, al igual que la película en sí.

Neil Harbisson, artista británico, cocreó y se instaló un eyeborg en la cabeza en 2004 para poder escuhar los colores dado que sólo puede percibe los colores blanco y negro debido a su acromatopsia. El mismo año, el gobierno británico le prohibió renovar su pasaporte por el hecho de llevar un aparato electrónico en la cabeza. Gracias a la campaña que Harbisson creó para defender sus derechos como cíborg, su ojo electrónico fue aceptado como parte de su cuerpo y se le permitió incluirlo en su foto de pasaporte.
En 2010, Harbisson creó junto a Moon Ribas la Cyborg Foundation como respuesta a multitud de cartas y correos electrónicos recibidos de personas que deseaban convertirse en cíborgs. Así pues, la Cyborg Foundation es la primera organización internacional dedicada a ayudar a las personas a coonvertirse en cíborgs. Sus principales objetivos son extender los sentidos y las capacidades humanas, creando y aplicando extensiones cibernéticas en el cuerpo, promover su uso en eventos culturales y defender los derechos de los cíborg.

¿Qué os parece que se aplique tecnología para mejorar las capacidades humanas? Habiendo sido prohibida la renovación del pasaporte de Harbisson por llevar un eyeborg en la cabeza, algo que necesita en su día a día, ¿qué pensáis de que la Cyborg Foundation luche por los derechos de los cíborg?

No hay comentarios:

Publicar un comentario