12/4/13

Siendo mujer en un MMO

Tras un pequeño incidente ayer, bastante gracioso al final, voy a contar algo que encuentro curioso.

Llevo jugando a MMOs desde los trece años, más o menos. Empecé con juegos coreanos y gratuitos como el SilkRoad Online, Mu Online, Hero Online, Ragnarok Online... y un largo etcétera. Me gustaban mucho más que el primero que probé y que era de pago, el Final Fantasy XI. Hasta entonces no había tenido ningún problema ni tampoco ninguna anécdota para contar. No entraba en clanes ni tampoco me relacionaba con los demás jugadores, siempre he sido una jugadora bastante solitaria.
Cuando comencé a jugar al WoW (World of Warcraft) tras probar su beta, tampoco tuve demasiados problemas. Ha sido a partir de estos últimos años en que he notado algo distinto que hasta ahora solo me ha pasado en juegos con servidores españoles. He jugado a muchos juegos y todos siempre en inglés, con gente de distintas nacionalidades.

Jugar siendo mujer puede ser divertido y un auténtico tostón al mismo tiempo. Las hay que se aprovechan de su condición de ser mujer (o los hay muy listos que se hacen pasar por féminas, que de todo hay en la viña del Señor) para que los hombres les den equipo, dinero o lo que necesiten dentro del juego. Aunque es algo que no me parece correcto, es algo que pasa y el que lo niegue está ciego. También hay casos que terminan en acoso, lo cual es muy incómodo y terminas deseando no haberte puesto a jugar en tu vida. Pero también tiene su parte divertida, y es que a muchas nos subestiman simplemente por el hecho de ser mujeres, como si eso nos hiciera malas jugadoras o un lastre en los grupos. Cuando les demuestras que eres buena y que puedes ser incluso mejores que ellos, entonces se están calladitos... ¡o lo mismo te expulsan del grupo!

Pero no me extiendo más y voy a lo que iba, que fue la mazmorra de ayer. Como quiero comenzar a ir de LFR (Looking for Raid, buscador de bandas para quien no esté al día en MMOs) con la cazadora, decidí ir de heroicas con mi novio, que lleva un personaje femenino, y un colega de hermandad. No sé cómo terminó yendo la conversación con el tanque en que me dijo algo bastante obsceno y que me cabreó un tanto, como si por ser mujer tuviera derecho a decirme la primera guarrada que se le pasara por la cabeza. No repetiré sus palabras, pero dio a entender que "me iba a dar lo mío" (de una forma totalmente vulgar). Mi novio, que juega al lado mío, me dijo que le dejara a él. No sabía qué le iba a decir, así que cuando vi en el chat de grupo que decía que yo era un hombre realmente, me quedé un poco a cuadros. Ahí ya decidí calmarme y tomarme el tema con algo de humor, lo que terminó en una mazmorra llena de risas y cachondeo.
Eso me recordó a un hombre que estuvo acosándome hace unos tres años en el mismo juego, con otro personaje. Estuvo aproximadamente un mes hablándome a todas horas y ya el primer día le dio por pedirme mi número de teléfono. Al final todo terminó cuando me preguntó por mi nombre y le contesté que me llamaba Alex (que, al igual que Sandra, es un diminutivo de Alejandra -y sus variantes-). Se desconectó al momento y las veces siguientes ya no volvió a molestarme.
Como curiosidad añadiré que este tipo de comportamientos me lo he encontrado más jugando con gente de habla hispana. Aunque también sucede en otros sitios, lo he visto menos. Algo que también sucede con el respeto hacia el resto de jugadores. En los servidores de habla hispana lo he visto más que en servidores de habla inglesa (en BGs del WoW, ahora que se hacen con servidores ingleses, no he visto todavía ningún insulto. En mazmorras del SWTOR la gente, como mínimo, saluda y hay algo de comunicación, algo que deslumbra por su ausencia entre la gente de habla hispana).

Con este post de hoy sólo quiero dar a conocer otra forma que tenemos algunas personas de jugar y cómo nos sentimos. Creo que se suele olvidar que la gente con la que jugamos son personas detrás de una pantalla, y no simples píxeles como vemos en ella. No sabemos quienes son, cómo les puede afectar cierto tipo de comentarios. No pretendo concienciar a nadie ni tampoco decir cómo deben comportarse. No soy quién para hacerlo. Pero sí me gusta hacer ver a la gente que hay otros puntos aparte de los suyos y recordar que todos jugamos con un mismo fin: divertirnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario