10/12/12

Regalos con vida

Como cada año, llegan las navidades, las compras, las prisas... y el no saber qué le podemos regalar a nuestros hijos, sobrinos, primos y demás pequeños. Una mascota parece una buena elección. Tienen algo con lo que se entretendrán durante años y el niño puede empezar a tener sus primeras responsabilidades. Sin embargo, regalar un perro o cualquier otro animal es un gran error.
Hay que tener en cuenta de que los animales no sólo conllevan responsabilidades, sino gastos (los cuales ahora pueden ser inoportunos). Mucha gente se va de vacaciones durante las navidades o verano y no quiere tener que ocuparse del animal.


Una gran cantidad de animales regalados en estas o cualquier otras fechas terminan siendo abandonados a su suerte en cualquier ciudad o carretera. Muchos de ellos mueren por el hambre, la sed o alguna enfermedad. Otros terminan siendo maltratados, bien por sus dueños o bien estos los han terminado regalando a terceras personas.

Algunos de ellos tienen la suerte de ser encontrados por protectoras, quienes se encargan de llevarles al veterinario para cerciorarse de que están bien, vacunarlos cuando les toca, desparasitarles, darles un hogar provisional, darles de comer... Pero son pocos comparados con la de múltiples casos que suelen suceder.

No voy a hablaros de ningún caso. No quiero que nadie lo pase mal leyendo las burradas que la gente suele hacer con los animales, ni tampoco voy a poner fotos de cómo terminan muchos de ellos. Si estáis puestos en el tema, seguramente ya oísteis hablar del llamado AsesinoK-Nino o habréis oído el caso del pobre Tidus. La mayoría de gente que le hace estas cosas a sus mascotas se defienden con que son "simples animales" y les da completamente igual el dolor y el sufrimiento que puedan padecer.

Hay que concienciar a la gente, amigos y familiares, de que no regalen una mascota a nadie sólo por querer regalar algo bonito. Se necesita tiempo y dedicación para educarles, saber que esa persona no abandonará al animal por muy mal que estén las cosas. Y otra cosa, hay que darles una segunda oportunidad a aquellos que hay en las perreras (los cuales, de no adoptarse, terminarán sacrificados para hacer más espacio a otros animales) o en las protectoras. Son animales que, si bien puede ser algo complicada su integración dependiendo por lo que haya pasado, son muy agradecidos y tienden a ser más tranquilos, cariñosos y obedientes. 

No sólo las personas merecen una segunda oportunidad cuando se equivocan. Ellos también. El precio que han pagado por los errores de sus dueños es su vida. Quién sabe por qué han llegado muchos de ellos a las protectoras. Tal vez ese hurón mordió sin querer a su dueño mientras le daba de comer con la mano, o ese perro de mirada triste se hizo pipí en casa porque llevaba demasiado sin salir a la calle.
No se merecen que les traten como a objetos, como cosas que no sienten.

Siempre he vivido rodeada de animales. De pequeña tuve una pastor alemán muy buena y cariñosa, también he tenido conejillos de indias, hámsters, ratones de laboratorio... Aun animales tan pequeños hacen una compañía inigualable. Ahora tengo dos hurones (respondiendo a la pregunta que todo el mundo me hace... no muerden y son la mar de cariñosos) y dos gatos. Son la mejor compañía que alguien puede desear. Están ahí cuando necesitas que alguien te haga compañía, cuando estás de bajón. No te piden explicaciones de nada, sólo quieren estar a tu lado e iluminar tu día.

Uno de los hurones que tengo, el mayor, fue un regalo de un amigo porque él ya no lo quería. Vivió toda su vida en un balcón con frío y humedad y apenas había salido nunca de su jaula. No sabía correr, apenas sabía subir escaleras y se ahoga cuando te da besos o corre demasiado rato. Afortunadamente puedo decir que su calidad de vida ha mejorado mucho. Está acompañado, está en una jaula más grande con otro hurón, sale dos veces al día durante mínimo media hora, jugamos con ellos...

El primer gato que llevé a casa, pese a que mis padres odian a los gatos y no los quieren ver ni en pintura, lo encontré llorando en un descampado cerca de donde solía aparcar el coche. Tenía tres días y no había ni rastro de su madre o de sus hermanos. Le habían abandonado a su suerte y en una zona donde suelen haber bastantes gaviotas. Cada tres horas había que darle un biberón, mirar si la manta eléctrica se había apagado para volvérselo a poner, cambiarle los paños de su zona de dormir si se hacía pis, ayudarle a ir de vientre... Ahora no se separa de ti ni cuando te metes en la ducha y mis padres babean con él.

En resumen... No regaléis una mascota si no es para alguien que viva bajo vuestro mismo techo y os encarguéis de que no le fata nada a ese animal, de que no será abandonado o maltratado. Y si regaláis o estáis deseando tener una mascota, no compréis, pues así fomentáis que perras sigan sufriendo en una especie de potro para ser montadas y preñadas sólo para que la gente tenga un animal que llevarse a casa. Dadles una segunda oportunidad a los animales que lo han pasado mal y necesitan una vida mejor.

Aquí os dejo unas cuantas protectoras que conozco, la gran mayoría de Cataluña.

2 comentarios:

  1. Me encantan los animales, incluso antes de que lleguen al caldero ^^.

    Yo tengo ahora mismo 2 periquitos y una conaja, los periquitos no callan en todo el día y son la alegría de la casa, la coneja... bueno hay que correr detrás de ella xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pierden los hurones, y más en invierno que al peque le gusta meterse por la bata y jugar dando pequeños mordiscos en la espalda. Cuando se cansa, se pone a dormir en mis riñones y el otro, en alguna de mis mangas (por lo que estoy sin poder hacer nada en todo el día xD).

      Los gatos que tengo son un show. El callejero es un amor. Mimoso, cariñoso y juguetón como él solo. El angora que se compraron mis padres es una estatua. Donde se sienta, ahí se queda el día entero. Eso sí, no te levantes de la silla o te la quitan. Si estás en el ordenador, los dos se te echan en la parte de los riñones y te echan poco a poco de la silla.

      Pero con todo son TAN y TAN monos que se les perdona todo xD

      Eliminar