21/9/12

Desmintiendo mitos

Aunque es un tema que quería tratar desde hace algún tiempo, con la noticia de que Xiaxue está embarazada me he visto obligada a hacerlo ya tras leer varios comentarios suyos o de algunas personas. Hoy me gustaría comentar algo que me parece curioso, y son los mitos sobre el embarazo. Como hay tantos, intentaré reducir un poco la lista agrupando mitos similares.

Primero me gustaría decir que nadie, y quiero que esto quede bien claro, nadie puede o tiene el derecho de decirle a una mujer si está preparada o no para quedarse en estado y tener un bebé. No hay nadie mejor que una misma para saber cuan preparada está para dar este importante paso. Está claro que no voy a meterme en el tema de las madres adolescentes que se abren de piernas para el primero que pasan, tienen un pequeño flechazo que a los dos días se les pasa pero, aun así, parirían sus hijos con sumo gusto (y lo hacen, de hecho).

Sobretodo es importante que se conozcan estos mitos y se sepa que NO deben seguirse, por mucho que nos lo hayan dicho nuestras madres, abuelas, tías, vecinas o la monja del convento de al lado de casa. Puede perjudicar tanto a la madre como al bebé y debo recordar que, por mucho que haya cosas que se hayan hecho durante años, no tiene por qué ser lo mejor o ser cierto. Estamos en la era de la información, así que aprovechemos que está al alcance de nuestra mano para informarnos bien.

1º- Hacer el pino ayuda a quedarse embarazada.
Se dice que si se hace el pino tras el acto sexual o tumbarse media hora ayuda a quedarse embarazada, porque así el esperma se mantiene dentro del cuerpo.
Realidad: Hagas el pino, te acuestes, te des una ducha o te vayas a dar un paseo tras el acto sexual... No importa cómo te pongas o qué hagas, el esperma seguirá su curso indiferentemente de si haces o no el pino y no hay nada que demuestre que ayude a la fecundación, pero sí es cierto que ayuda a abrirse la crisma.

2º - El hoyuelo de tu barbilla indica el sexo de tu primer bebé
Suele decirse que la barbilla nos indica el sexo que tendrá el primer bebé de una mujer, igual que la forma de su vientre cuando está encinta.
Realidad: Lo de la barbilla es un simple juego de niños que suele decirse en la escuela, y la forma o altura del vientre no indica tampoco el sexo del niño, tan solo la posición del bebé. También hay un mito sobre que sus latidos por minuto pueden decirnos su sexo, pero se queda en simplemente eso, un mito.

3º - No se pueden mantener relaciones sexuales durante el embarazo
Mantener relaciones sexuales durante el embarazo no es bueno para la madre, se puede lastimar al feto y éste puede almacenar recuerdos del momento carnal de sus progenitores.
Realidad: El sexo es recomendable durante el embarazo. No deja de ser ejercicio y, además, sólo puede ser perjudicial si el médico así lo dice. En general, las mujeres sufren una pequeña subida hormonal (suele ser en el cuarto mes) que aumenta el apetito sexual, y es algo que ayuda a mantener a la pareja unida en estos momentos donde sus vidas van a dar un cambio de 180º.
El feto está bien protegido en su pequeño hogar dentro de la madre y el sexo no interfiere en esa paz en la que se encuentra, así como tampoco se le puede hacer daño y éste no sabe qué sucede.

4º - No te puedes teñir el pelo o no puedes tomar cafeína
Teñir el pelo puede dañar al bebé o cambiarle el color de pelo natural, así como la cafeína hace que sea hiperactivo.
Realidad: El tinte no afecta en ningún modo al bebé, pero sí es recomendable usar tintes naturales ya que algunas mujeres, durante el embarazo tienen la piel más sensible y los productos químicos del tinte podrían irritarla. Por otra parte, se puede tomar cafeína sin problemas, a no ser que sea en exceso.
Tampoco es cierto que teñir el pelo cambie el color de cabello del bebé, o que engendrar al bebé en un país africano o asiático hará que salgan con los rasgos característicos de la gente del país.

5º - Si se sufre de acidez, el niño nacerá con mucho pelo
Realidad: La acidez se debe a las hormonas, pero en ningún momento afectará al cabello del recién nacido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario