27/8/12 | By: Alherya Bennet

La cirugía estética, ¿sin edad?

Hace un par de días leí dos noticias referentes a la cirugía estética aplicada en dos menores, de siete y ocho años. O, realmente, sólo leí una y la otra no pude terminar. Me dejó horrorizada. Os resumo brevemente las noticias.

La menor de siete años se sometió recientemente a la cirugía para evitar el bullying escolar. Al contrario de lo que pueda parecer, la niña no era para nada fea. Sin embargo, tenía las orejas algo separadas, una de ellas demasiado (el tejido de la parte superior de la oreja carecía de fuerza). La cirugía a la que se ha sometido es para arreglar ese pequeño fallo de su oreja y ahora luce mucho mejor.

Por otro lado, la menor de ocho años era sometida por su propia madre a los dolorosos pinchazos de botox. Le preguntaban a la pequeña el por qué, y ella, inocentemente, decía que no sabía por qué, ante lo que su madre rápidamente le decía "¿no decías que era para las arrugas?". La niña asentía con una gran sonrisa, indicando en su carita dónde le suelen salir algunas pequeñas arrugas (los hoyuelos al sonreír, el entrecejo al fruncir el ceño... e imaginarias arrugas que señalaba con su dedito por toda la cara), admitiendo que el dolor vale la pena y que piensa seguir inyectándose botox.
La madre defendía este acto diciendo que muchas madres quieren inyectar a sus pequeñas botox.

Ahí fue cuando dejé de leer. Creo que el primer caso está justificado. Es posible que fuera algo meramente estético, pero ahora la niña simplemente luce unas orejas algo separadas en lugar de lucir una separada y la otra caída. Sin embargo, el segundo caso me dejó de piedra.

¿Qué pensáis al respecto? ¿Debería haber una edad mínima para la cirugía estética de este tipo? ¿Es justificable alguno de estos dos casos?

0 comentarios:

Publicar un comentario